.

Vengo a escribirte lo que ojalá pudiese decir de ti.

Gracias.

Por haberme enseñado a creer en mí misma.( Nunca lo hiciste)

Por haber estado ahí cuando me hundí. (Nunca estuviste.)

Porque a tu lado siempre me sentí valorada y amada.( Nunca.)

Y sobre todo, gracias por ser un gran ejemplo como padre.

 

Hoy estás en la cárcel, papá.

Y no sabes lo orgullosa que me siento de ti.

 

¿Y sabes lo peor?

A pesar de todo lo que has hecho, yo te sigo queriendo.

 

Anuncios

One thought on “.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s