Análisis de Whiplash: El antagonista.

1, 2, 3

Not quite my tempo.

¡Comencemos!

Andrew Neiman es un joven y ambicioso baterista de jazz, absolutamente enfocado en alcanzar la cima dentro del elitista conservatorio de música de la Costa Este en el que recibe su formación.

Marcado por el fracaso de la carrera literaria de su padre, Andrew alberga sueños de grandeza, ansía convertirse en uno de los grandes. Terence Fletcher, un instructor bien conocido tanto por su talento como por sus aterradores métodos de enseñanza, dirige el mejor conjunto de jazz del conservatorio. Fletcher descubre a Andrew y el baterista aspirante es seleccionado para formar parte del conjunto musical que dirige, cambiando para siempre la vida del joven. La pasión de Andrew por alcanzar la perfección rápidamente se convierte en obsesión, al tiempo que su despiadado profesor continúa empujándolo hasta el umbral de sus habilidades y de su salud mental.

Whiplash es una excelente película escrita y dirigida por Damien Chazelle y es el segundo largometraje de su carrera. Personamente me fascina un montón de aspectos de esta obra pero sobre todo, lo que más me llama la atención es la relación destructiva entre el talentoso Andrew Neiman y su explosivo profesor de universidad, Fletcher.

Es ultra destacable su perfeccionismo y los implacables métodos que utiliza su mentor para llevar a su alumno hasta el extasiamiento, al fin de lograr su máximo potencial.

En Whiplash se observa la clásica estructura aristotélica de planteamiento, nudo y desenlace con su clímax final.Absolutamente fascinante y simple para un conficto tan complejo.

El antagonista de la película, en un principio, creía que podía estar ejemplificado en la figura del profesor o en él mismo. Pero en verdad, ambos tienen el mismo objetivo: que el joven  se convierta en el mejor baterista de Jazz de todos los tiempos.

Las demás relaciones que se presentan en la trama, como su relación con la chica del cine o la relación con su padre, sirven como ventanas que dejan ver al verdadero antagonista de la historia y también, muestran el conflicto verdadero en el drama que es el propio Neiman y su obsesión con la batería.

Vemos que, a lo largo de la película, la obsesión por la perfección de Andrew se acrecenta hasta el punto de afectar a su salud mental al mismo tiempo(1,2,3) que su vida se va arruinando y apagando.

En ciertas partes de la película sí que es cierto que el profesor toma los papeles del personaje antagonista ,ya que lleva al borde del abismo al joven baterista a base de maltrato psicológico y físico. Aunque el que verdaderamente ejerce la presión inaguantable del perfeccionismo más límite es el mismo Andrew Neiman.

Entonces, ¿Cúal es el verdadero antagonista de la historia de Whiplash?

1,2,3…

Es la batería.

Su pasión, su motivación, su instrumento para alcanzar el éxito es el antagonista.Si observamos un par de veces más las escenas podemos ver como el propio instrumento musical se convierte siempre en su mayor obstáculo y hasta en ciertas ocasiones la batería cobra vida y coloca su voz en Flecher para comunicarle a Andrew que aún no está listo,y que no va a ser el mejor.

La propia batería es el villano, el que el protagonista quiere vencer.

WHIPLASH INCREÍBLE.

Anuncios

One thought on “Análisis de Whiplash: El antagonista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s