Mis rayadas con las Salsas de Tomate Frito.

Yo, para que me entiendas, soy de las que se rayan por casi todo.

Por lo que veo, por lo que escucho, por lo que oigo a medias, por lo que casi no veo, por lo que veo a ciegas, hasta por lo que escucho sorda.

Si voy a un supermercado de estos enormes, al Mercadona o el Hipercor que tienen un montón de clases de productos, pues ya  puedo echarme la tarde allí, porque soy capaz de quedarme embobada leyendo las etiquetas de las cuatrocientas clases de salsas de tomate. Me parece entretenido y sé perfectamente que hasta de ahí se puede aprender. ¿Que por qué me resulta interesante? Pues yo que sé.

Una de las posibles razones, es que puede ser una manía compulsiva. De no dejar que se te escape el estímulo. No vaya a ser que esas dichosas salsas de tomate ya no las vuelva a ver en la vida. Que me abandonen y mira, yo sin haberles leído la etiqueta y no conocerlas. Y mira que tampoco es que me guste especialmente el tomate…¿Pero si en esa etiqueta de ketckup o en la de katchup encuentro ese nombre del conservante que igual me va a dar un cáncer? ¿Y si descubro que mi pasión no es otra que la nutrición y cambio mi destino para abrir una tienda ambulante de dietética? Y si yo abriese esa tienda probablemente, lograría que muchas personas cuidaran su alimentación. ¿Y si llego a cambiar las vidas suficientes como para crear una masa de seres obsesionados con las etiquetas como yo?

Quizás las grandes cadenas de supermercados colapsarían debido al gran número de rayados por las etiquetas y los conservantes alimentarios… ¿ Y un efecto dominó con el resto de todas las grandes cadenas?¿ Y si la siguiente pieza en caer fuera este sistema?

Un gran cambio socio-político en el mundo podría ser debido a una salsa de tomate. Que también una cosa te digo …salsa no es.

Y éstas películas tan enredadas son las que mi mente está acostumbrada a tejer. Algunas películas parecen ciertas y no lo son. Otras veces me cuesta ver cual es la verdadera. Pero bueno, a veces la realidad se vuelve muy difusa. Además, yo creo que esa palabra es demasiado grande como para saber si realmente estamos frente a ella con total seguridad . Así ocurre lo mismo con la normalidad. Ya lo decía Morticia Adams ” Lo que es normal para una araña es un caos para una mosca“. Se puede trasladar a una hecho contemporáneo…Porque una mosca no es lo más ilustrativo que hay en mi cabeza ahora mismo, la verdad.

Lo que es normal para un niño sirio, es una atrocidad para un niño de occidente.

A veces la realidad puede “parecer” muy triste. Pintada de injusticia para ese niño de Siria que lo único que ha hecho es nacer en un punto de la Tierra, en medio de una guerra de intereses económicos. Una barbarie. Pero en su espejo, se puede reflejar como perfecta para otros. Y si no, vete a preguntarle al señor Trump.

El mundo no está preparado ni para el más mínimo cambio, y menos para uno de la inmensidad como el que puede producir hasta la etiqueta de mi salsa de tomate. Tomada por una humana que no pierde la fe. O al menos lucho por no hacerlo. Y como yo, sé que hay muchos y muchas.

El ser humano no estará preparado hasta que en el momento que empiece a tener conciencia social y deje de mirar hacia su cartera, su coche, su ropa, su apariencia física.( Porque a ver, está claro que mis amigos del Club de la Lucha tenían toda la razón del mundo mundial. No eres ninguna de esas mierdas. )

Hasta que  el ser humano se quite la niebla que empaña sus ojos con los que revisa sus redes sociales. Las que arman murallas de prejuicios y apariencias que no existen y le esclavizan. Encadenándose y haciéndose inútil frente a la tecnología.

Hasta que el ser humano piense. Se cuestione.

Hasta el momento en el que se decidan gobernar con moral y con juicio. Hasta que la palabra revolución no sea su estigma, que no se califique de tabú. Y finalmente hasta que el Reino del cash no sea la religión más demandada.

Que por mucho billete que tengamos en el bolsillo, no vale para mucho, en realidad. No tendrá valor frente al tiempo. Y si no es así, pregúntale a Maduro.

Y como iba diciendo lo de leer las etiquetas de los productos del súper es más bien una absurda manía típica de una persona compulsivamente obsesiva. Como yo. Que esto es lo que me ha salido después de haber estado 3 horas en el Hipercor.

Así que eso, no te rayes con el ketchup.

Anuncios

El subconsciente en la música.

 

Lo que hoy voy a compartir contigo es este interesante texto que encontré en wordpress acerca del subconsciente en la música .

Dentro de nosotros existe una poderosa computadora, el subconsciente, que controla todos nuestros procesos biológicos, el ritmo cardíaco, la respiración, el caminar, el conducir un auto, los actos reflejos o instintivos…

Esa gran computadora interna es fabulosa para la música. Hay personas que sin tener ningún estudio de música toman un instrumento y con gran facilidad comienzan a tocarlo. En cambio otras personas con profundos estudios musicales, encuentran gran dificultad para interpretar la música. Tienen todos los conceptos, reglas, definiciones en la cabeza, en la mente consciente, pero su subconsciente no aflora al tocar su instrumento. Son musicólogos pero no son músicos.

Hay muchos músicos “de oído” que llegan a tocar en un alto nivel como profesionales, sin haber estudiado música. Lo logran gracias al afloramiento espontáneo del subconsciente. Cuando una persona de estas toca el piano, va buscando los sonidos correctos y los acomoda de acuerdo al ritmo que siente y los acompaña con los acordes que va descubriendo. Ellos suponen que las canciones están en el teclado y su trabajo consiste en extraerlas de las teclas. Dicen estar “sacando” una canción en vez de aprendiéndola. Ellos tienen el privilegio de conectar su mente consciente con el subconsciente de un modo natural y espontáneo cuando entran en contacto con un instrumento musical. Agustín Lara, sin haber estudiado música pues tocaba de oído, y sin conocer España, compuso unas de las mejores canciones Españolas: Granada, Valencia, Toledo, Madrid, Silverio, Españolerías, Arruza, Clavel Sevillano….

Cuando alguien sin estudios musicales nota un error en la interpretación de una canción, inmediatamente nos dice que algo falló. Al ir escuchando la canción, su subconsciente la va comparando con el archivo que tiene guardado y así nota cualquier error al instante. Todo lo que percibimos con nuestros sentidos queda grabado en el subconsciente como en un disco duro. Esto ha sido ampliamente experimentado en hipnosis con las regresiones.

Muchas veces un músico en su trabajo está pensando en problemas económicos o familiares y toca sin errores… el subconsciente está trabajando mientras el consciente piensa en sus problemas. Este músico está transmitiendo los sonidos correctos, pero sin sentimientos. Aquí el subconsciente está trabajando, mientras el consciente piensa en sus problemas.
Es frecuente ver a un músico tocar una canción con los ojos cerrados, sin pensar en notas ni en acordes, ni en los valores de las notas y con una ejecución perfecta y transmitiendo sentimientos. Aquí el Consciente trabaja en conexión con el Subconsciente.
Este es el gran secreto: Tocar música conectando la mente consciente con el subconsciente. Cuanto menos piense mientras toca, su música será mejor, más fácil y más relajada y expresiva. Si su trabajo cerebral es intenso mientras toca, su música transmitirá estrés, tensión, ansiedad. Si Usted disfruta su música mientras toca, transmitirá sentimientos y su audiencia disfrutará su interpretación.

El músico es un gran comunicador de sentimientos; todo lo que siente lo transmite a través de su ejecución musical: sensualidad, amor, alegría, tristeza, nostalgia, despecho, piedad, paz interior, patriotismo… Pero así mismo puede ser un receptor de los sentimientos y energías positivas o negativas procedentes de la audiencia. Los sentimientos y energías positivas lo retroalimentan y lo subliman en su creatividad y ejecución.
Algunos músicos sienten la necesidad de drogarse para tocar. ¿Por qué? Descubren que con esas peligrosas herramientas tocan mejor, con mayor creatividad y sin inhibiciones. Su mente consciente está adormecida y su subconsciente trabaja en un nivel más alto. Pero todos sabemos cuantos músicos famosos han perecido muy jóvenes por los excesos de estos terroríficos recursos. Es mejor para su bolsillo y para su salud aprender a programar su subconsciente liberándose de esos peligrosos estimulantes.

Las Ondas Cerebrales

Gracias al encefalograma se puede comprobar que en el Cerebro se desarrolla una gran actividad eléctrica emitiendo ondas g  (gama), o     b (beta), o a (alfa), o q  (theta), o D (delta).

Nivel b (beta):

En estado de vigilia, estado consciente, en una situación normal estando despiertos, nuestro cerebro emite ondas  (beta), con frecuencias de 14 a 30 hertz.

Nivel g  (gama):

En caso de un ruido repentino, un susto, un sobresalto, pánico, las ondas se aceleran superando la frecuencia de 30 hertz, convirtiéndose en ondas g (gama). Estas tienen frecuencias entre 30 y 40 hertz. En ambos casos, ondas b (beta) y  g (gama), estamos en estado consciente.

Nivel a (alfa):

En el proceso natural del sueño, cuando estamos acostados dispuestos a dormir, las ondas cerebrales comienzan a bajar su frecuencia, entrando en el nivel alfa. Las Ondas a (alfa) tienen una frecuencia entre 7.5 y 14 hertz. En el nivel  a (alfa) convergen consciente y subconsciente.

Este es el estado ideal para programar conscientemente el subconsciente. Al nivel alfa se llega por el proceso natural del sueño, pero también se llega por relax, hipnosis o autohipnosis, así como por drogas psicotrópicas.

Cuando en estado consciente logramos conectar el Consciente con el Subconsciente, tenemos una mayor imaginación y creatividad, una memoria poderosa, una mayor capacidad de concentración, una mejor disposición para el estudio, y un mejor comportamiento físico.

Entonces entramos en un estado extraordinario de lucidez mental en estado consciente. Algunos músicos de Rock y de Jazz entran en este estado gracias a ciertas drogas, pero es mejor para la salud y para la economía, tratar de entrar programando el subconsciente.

Nivel q (theta):

Siguiendo el proceso natural del sueño, la frecuencia de las ondas sigue bajando y entramos a las ondas q (theta). Estas oscilan entre frecuencias de 3.5 a 7.5 hertz.

Entramos entonces en un estado onírico, donde la mente vuela creando imágenes que se convierten en sueños y fantasías, en medio de una total relajación física y mental. En muchas personas aparece un movimiento rápido orbital en los ojos durante este período de sueño.

Muchos de los grandes genios creadores han generado algunas de sus obras maestras en este estado de las Ondas q (theta). Paul McCartney en un sueño escuchó la melodía de “Yesterday” y al despertar la tocó en su guitarra y la grabó, llevándola luego a una sesión en el Estudio de Grabación. Entonces John Lennon compuso la letra y así nació el mayor éxito de los Beatles.

Muchas veces nos dormimos preocupados por buscar la solución de un problema y de repente encontramos en sueños una solución muy nítida. Algunas personas tienen el hábito de dormir con un cuaderno al lado y al despertar de un sueño lo escriben. Hay quienes se dedican a interpretar los sueños como mensajes que vienen del subconsciente. En estado de relax o hipnosis ligera nos encontramos en nivel a (alfa). En hipnosis profunda pasamos al nivel q (theta).

Nivel D (delta):

Por último pasamos al Sueño profundo, cuando el cerebro emite las Ondas Delta con frecuencias inferiores a 3.5 hertz. En este estado la Conciencia está profundamente dormida y todo el cuerpo descansa.

Resumiendo las Ondas Cerebrales tenemos:

Ondas g (gama) 30 a 40 hertz Sobresalto en estado de vigilia

Ondas b (beta) 14 a 30 hertz Estado normal de vigilia

Ondas a (alfa) 7.5 a 14 hertz Transición de Conciencia a Inconsciencia

Ondas q (theta) 3.5 a 7.5 hertz Estado onírico

Ondas D (delta) 0 a 3.5 hertz Sueño profundo

¿Como tocar a primera vista?

Imagine el DO central en el pentagrama… con los ojos cerrados visualice las cinco líneas… en una pequeña rayita adicional hacia abajo dibuje una bolita… escriba el nombre grande DO… Mientras visualiza esa imagen dese esta orden: Siempre que vea esta nota tocaré esta tecla. Y abriendo los ojos toque la tecla correspondiente. Haga lo mismo con las otras notas y en unos minutos habrá programado el solfeo en el subconsciente y comenzará a tocar con gran facilidad a primera vista. Siempre que vea una nota en el pentagrama tocará automáticamente la tecla correspondiente sin pensar, sin leer, a manera de reflejos condicionados.

Las Notas en el Pentagrama:

Cuando practicamos arpegios, escalas, acordes o patrones rítmicos hasta dominarlos y ejecutarlos sin pensar, de un modo automático, entonces tendremos esos elementos en el  subconsciente.

¿Cómo programar una canción en el subconsciente?

Toque una frase muchas veces, primero viendo el pentagrama y las teclas… Luego viendo solo las teclas… por último con los ojos cerrados. Cuando lo logre sin pensar en notas, acordes o ritmo ya tendrá grabada esa frase en el subconsciente. Haga lo mismo con cada una de las siguientes frases y en muy poco tiempo tendrá toda la pieza grabada en el subconsciente. Practicando mucho este sistema irá desarrollando su memoria subconsciente, que es infinitamente más poderosa que la memoria consciente.

Mucha gente usa solo la memoria consciente, debiendo estudiar  su repertorio todos los días para no olvidarlo. Pero si Usted guarda su repertorio en la memoria subconsciente, estará a salvo como en un disco duro. Los concertistas de piano/órgano suelen estudiar diariamente las piezas de su repertorio, hasta que las logran tocar sin pensar, y disfrutando de todo el sentimiento de la obra; entonces ya la tienen grabada en su subconsciente.

La mayoría de músicos de jazz marca el pulso con el pié, o con la cabeza, o con los hombros. Estos son mecanismos para conectarse con el subconsciente. El marcar el pulso en esa forma es una rutina y el subconsciente identifica como suyo todo lo rutinario.

El talento para la música

El talento para la música es algo muy complejo y difícil de explicar. Además de la facilidad para conectarse con el subconsciente, hay otros factores en el talento musical.

 Un músico talentoso posee un poderoso oído interno subconsciente, como el de Beethoven, que siendo totalmente sordo compuso sus obras maestras escuchando en su imaginación las melodías, contracantos, armonías y efectos orquestales, que El escribía velozmente en sus partituras; un “sentido rítmico” especial, una “memoria prodigiosa“, una gran capacidad de “concentración“, el funcionamiento perfecto de sus dos hemisferios cerebrales, pues la gente “normal” solo usa un hemisferio. Esta facultad de usar ambos hemisferios es la que hace posible que un pianista toque con su mano derecha una melodía y además unas líneas armónicas, o contracanto o acordes rítmicos, con la izquierda todo el acompañamiento a base de bajos y acordes rítmicos, y todavía pueda cantar, o en el caso del órgano clásico, además llevar la línea del contrapunto del bajo con los pies.

El oído interno subconsciente es muy diferente al oído interno que se encuentra en el hueso temporal, donde se realiza la transformación de la energía mecánica producida por las ondas sonoras en energía nerviosa. Cuando en música se habla de oído interno siempre se refieren al oído interno subconsciente.

Una persona que nace con estas cualidades, si incursiona en el estudio de la música, muy pronto tocará como un genio, y esto explica además el fenómeno de los músicos “líricos” o “empíricos” o “de oído”, quienes sin ningún estudio previo llegan a tocar con gran virtuosismo un instrumento, pudiendo interpretar miles de melodías que van brotando de su subconsciente, con todos los acordes y bajos correctos, sin haber estudiado Armonía.

Algunos pocos tienen el privilegio de un “oído absoluto”, pudiendo identificar cualquier nota musical sin ninguna referencia, y pudiendo tocar perfectamente una canción por primera vez sin ver su partitura. Muchos músicos famosos con un poderoso oído absoluto lograron grandes éxitos en su carrera sin saber leer partituras como Agustín Lara,  Paco de Lucía, Luciano Pavarotti, Paul McCartney, John Lennon, Erroll Garner, B.B. King, Carlos Santana, Lionel Richie, Eric Clapton, Jimmy Hendrix, Elvis Presley…

Hay músicos que nacen con estas facultades, pero la mayoría debe hacerse músico a base de estudio constante para lograr desarrollarlas.

Muchos de los que defienden la teoría de la reencarnación ponen como uno de sus argumentos este caso de los músicos “líricos”, que sin ningún estudio formal de la música tocan con gran habilidad su instrumento, afirmando que en una vida anterior fueron grandes músicos.

Los que tocan de oído normalmente escuchan en su interior la pieza y la van ejecutando en su instrumento tal como la oyen con su oído interno. Esta facultad extraordinaria se puede desarrollar tocando un acompañamiento en su instrumento, mientras se imagina la melodía. Muchos intérpretes de jazz usan este recurso en las improvisaciones. Un solista improvisa libremente mientras los demás músicos lo acompañan imaginando cada uno la melodía para no perderse.

En la vida de los grandes Genios encontrará muchos ejemplos de su conexión con el subconsciente.

Mozart a los 4, 5, 6 años de edad componía piezas que un músico normal no habría podido hacer.

Debussy no pasó el examen final de armonía en el conservatorio!!!   Y por consiguiente no pudo obtener el diploma de Pianista. En esos tiempos fue el primero en tocar escalas de tonos enteros, acordes de novena, oncena, trecena, formas cuartales, acordes sin raíz, acordes extendidos…. El iba un siglo adelante de sus coetáneos.

Cuando Verdi fue a la audición para ingresar al Conservatorio, los eminentes profesores lo eliminaron por no tener talento para la música. Muy pronto después llegaría a ser el mejor compositor de ópera.

Una vez el Gran Bach fue a concursar por un empleo de organista en una iglesia e hizo una fantástica improvisación. No obtuvo el empleo, pero al llegar a su caso la escribió en papel y fue su famosa FANTASIA Y FUGA EN G MENOR, una de las más grandes obras escritas para órgano. Cuando murió Bach su música se dejó de escuchar, fue una obra demasiado avanzada para su época… 100 años más tarde Félix Mendelshonn esculcando en los archivos de las iglesias donde había tocado Bach descubrió sus grandes obras maestras y se dedicó a divulgarlas por el mundo.

Todos estos genios tuvieron una poderosa mente subconsciente y un modo natural y espontáneo de conectarse con ella. Sea amigo de su subconsciente, háblele y programe en el todos los fundamentos de la música y todo su repertorio. Cuando lo logre llegará a ser un gran músico.

El passagio o puentes de voz

Los puentes de la voz son ciertas notas donde los músculos de nuestras cuerdas vocales han de hacer ajustes para poder cambiar de registro. Son como las marchas de un coche.

Según en qué marcha estés, verás que el coche no puede aumentar su velocidad sin cambiar de marcha.

De igual forma que si intentas hacer las notas agudas de tu rango vocal con la coordinación de voz de pecho no podrás hacerlas, o peor, te harás daño.

El lugar donde se encuentran los puentes de la voz varia en función del tipo de voz de cada persona y aunque se pueden establecer con bastante exactitud dependiendo de esto, también varia en función de cada persona.

Para empezar necesitas tener acceso a cada uno de los dos registros. Que son ni más ni menos que la voz de pecho y la voz de cabeza.

Es posible que te cueste acceder al registro vocal al que no estés acostumbrado, pero en principio no debería llevarte un par de semanas como máximo. Cuando puedas vocalizar en ambos registros habrá llegado el momento de empezar a trabajar en conectarlos para que no se escuche ese cambio brusco.

El objetivo es que puedas cantar una canción que pase de un registro a otro y no se note ningún cambio abrupto en tu voz.

Si tienes problemas para superar tu passaggio es probable que, a medida que te vas acercando, ejerzas más fuerza y volumen para hacer ese medio tono más. Y otro más. Y otro…

Hasta que tu voz dice basta.

O te haces mucho daño o de repente rompes a falsete.

También puede ser que no estés ejerciendo una fuerza excesiva y estés cruzando tu puente, aunque con algunas tensiones innecesarias.

Si estás en este punto, céntrate en bajar el volumen todo lo que puedas, aunque eso signifique que vuelva a aparecer ese gallo o flip.

Es absolutamente necesario cruzar de forma relajada. Ya conoces la sensación de cruzar, por lo que tu cuerpo sabrá volver a cruzar poco a poco sin la necesidad de forzar nada y el gallo desaparecerá.

No recuerdo en qué momento ni en qué lugar, pero cuenta la leyenda que Pavarotti explicó una vez una buena forma de entender cómo cruzar el passaggio.

Se trata de tratar la voz como si tuviese forma de 8.

La voz de pecho sería el círculo de la izquierda, y la voz de cabeza el de la derecha. En el centro de ambos registros tu voz tendrá más presencia y más volumen, y a medida que convergen tienes que permitirte bajar la potencia para entender el proceso de cruzar el puente.

Este es un concepto que ayuda a mucha gente.

Voz

Hace bastante que no hablo aquí acerca de las técnicas musicales que he ido aprendiendo, así que hoy te dejo unas pequeñas definiciones interesantes acerca de las voces que existen en el canto. Yo, particularmente, no soy cantante, pero me interesa la voz para darle forma como instrumento y conocerla un poco más. Espero que te resulte útil.

Voz de pecho

Es la voz con la que habitualmente hablamos. Se utiliza para las notas graves y medias. Su nombre proviene del lugar donde se nota la resonancia, que es el pecho. Las ondas de sonido se generan utilizando toda la masa vibratoria de las cuerdas vocales.

Voz Mixta

Es la voz que se utiliza en las notas del puente. Se produce una transición gradual de masa vibratoria de más a menos a medida que subimos de tono. La resonancia se siente parte en el paladar blando y parte en la boca. A medida que subimos de nota se va sintiendo cada vez más en la cabeza.

Normalmente encontramos nuestra voz de pecho con facilidad, al igual que nuestra voz de cabeza. Cuesta mucho más liberar tensiones, conectar la voz de pecho con la voz de cabeza, etc. aunque estas sensaciones las podemos comprobar utilizando nuestro sentido común.

La voz mixta está entremedio de la voz de pecho y la voz de cabeza. No suena tan potente como la voz de pecho ni tan fina como la voz de cabeza.Es la voz que se utiliza en las notas de paso, también llamadas puentes o passagio para hacer que suenen con más potencia de manera segura para tu voz.

Muchos cantantes no saben de su existencia y no comprenden cómo algunos de sus cantantes favoritos son capaces de hacer notas agudas con una potencia impensable para ellos.

Voz de Cabeza

Es la que se utiliza en las notas agudas.  Para producir las ondas sonoras, es requerida menos masa vibratoria de las cuerdas vocales y la vibración se siente en la cabeza.

Falsete

El falsete es la producción vocal más débil que existe. Normalmente se encuentra en el registro agudo. Se caracteriza por carecer del sonido característico de la voz natural de la persona y por sonar con mucho aire.

Puentes o Pasajes

Son las notas en las que cambia la coordinación de las cuerdas vocales para la emisión del sonido. Generalmente el primer puente del hombre se encuentra entre el Mi 4 (E4) y el Sol 4 (G4) y en la mujer entre el La 4 (A4) y el Do 5 (C5).

OTRAS.

Legato

En Legato, las notas se interpretan sin hacer ninguna pausa o separación entre ellas, es decir, sin interrupción del sonido.

Staccato

En Staccato, las notas se interpretan con interrupción rápida del sonido, separando cada una de ellas de la anterior y la posterior.

Gallo o Flip

Cambio abrupto de resonancia y calidad de la voz al pasar de un registro a otro.